viernes, 19 de abril de 2013

#Edimburgo Dia 3 - New town, Princes Gardens, Museo de Escocia

Seguimos en #Edimburgo. Nos levantamos temprano, disfrutamos del desayuno (ahora escocés) y salimos, llevando nuestra ropa a lavar. La dejamos en el lavadero y nos ofrecen un servicio muy conveniente: nos la mandarán, limpia, a nuestro alojamiento.


Tomamos uno de los ómnibus que lleva hacia el centro. Rápidos y confortables. Y por supuesto, los asientos están tapizados en tela escocesa!


Hoy nos evadimos de la famosa Royal Mile y nos concentramos en otro sector más agradable: New Town.

Ya en el S17, Edimburgo estaba quedando chica. Luego de la unión con Inglaterra, a principios del S18, vinieron años de estabilidad política, y también de presencia de escoceses influyentes en el parlamento de Londres. Para esa época, el comienzo de la revolución industrial, la alfabetización de la población y la ética de trabajo calvinista que habían introducido Knox y sus correligionarios, se conjugaban logrando una relativa prosperidad. Para responder a las necesidades habitacionales de una nueva clase, se imaginó un gran proyecto de urbanización, que requirió el desagote de un pequeño lago, el Nor Loch, que estaba inmediatamente al norte de la Royal Mile, donde se volcaban los desechos de la ciudad, y de donde se obtenía agua para todo uso... Con razón el lugar era insalubre! Los aromas de Edinburgo fueron celebrados hasta en la literatura: las flores de Edinburgo, les decían.
También el sobrenombre de la ciudad antigua: Auld Reekie que significa vieja humeante u olorosa, alude tanto a los aromas predominantes como al aire viciado por las incontables chimeneas de los tenements.



Como dijimos antes, ese lago rellenado se convirtió en parque, y las antiguas orillas se conectaron con puentes. Del otro lado, se construyó todo un barrio en estilo Georgiano, alrededor de la bonita plaza Charlotte Square. Muy armonioso el conjunto neoclásico, y todo un ejemplo de urbanismo político, pues las calles se llaman Rose, Thistle (rosa y cardo, las flores de Inglaterra y Escocia), Princes, Queen, George... nació así la llamada New Town. Un proyecto extraordinario, llevado a cabo a través de los años... El resultado, aún hoy, es sorprendente.




Visitamos la mansión georgiana, (#7 Charlotte Sq.) muy interesante y bien mantenida. Luego de ver un DVD introductorio, vamos atravesando los distintos salones. Apreciamos la arquitectura y el mobiliario... y tratamos de asomarnos a la vida de las gentes que la habitaron... para lo cual tuvimos la ayuda de las voluntarias guardianas, que no pierden oportunidad de ayudar a los visitantes y contarles la historia y las historias... muy simpáticas y entusiastas, y muy conocedoras.








Pero... cómo podían vivir estas gentes sin agua corriente? Las costumbres también se adaptaban a estas situaciones, por ejemplo, en las reuniones sociales había orinales en los salones, adonde se acercaban cada tanto los caballeros... quiero suponer que habría un biombo. Las damas tenían un poco más de privacidad.

Visita obligada. Lástima que no se puede fotografiar...

Todo el barrio está hoy habitado, son residencias modernas y oficinas caras. Las fachadas neoclásicas son, por supuesto, intocables.



Luego de visitar la casa, paseamos por las calles del barrio... Princes, George, y la de moda, llena de restaurantes y pubs: Rose.


Recorremos los jardines (Princes Gardens), a los pies del castillo. 



Muy bonito parque, hay gente recorriéndolo y haciendo picnics, se ve que empleados de las oficinas de la zona aprovechan la hora del almuerzo para capturar aunque sea un poquito de sol.



Éste a veces aparece, como para no desilusionar, pero al ratito... otro poco de llovizna. 



El monumento a Sir Walter Scott, hijo dilecto de la ciudad, está en Princes St., justo al borde del parque, bajo una curiosa cubierta neogótica y acompañado de bustos de sus personajes y de otros poetas.



Cuando es evidente que necesitamos comer algo, no lo dudamos: volvemos a Rose, a buscar un lugar de mariscos: Mussel Inn, parte de una cadena, muy popular, con buenos precios.

Bien restaurados luego de un delicioso plato de mejillones con papas fritas, nos vamos hacia el Museo Nacional de Escocia.

Bastante grande, tiene secciones dedicadas a la historia, a las ciencias y a los descubrimientos. Es imprescindible hacer una selección de lo que uno quiere ver para no marearse... difícil porque hay mucha gente y la organización parece un poco caótica. Están las espadas medievales y el auto de Jackie Stewart...



Todo tiene su explicación porque en realidad se trata de dos museos unidos: 
El más antiguo, el Museo Real, es una hermosa construcción victoriana en hierro y vidrio.



El otro, de diseño contemporáneo, dedicado más a aspectos geográficos e históricos escoceses.  



Para evitar el mareo, hay que ir de abajo hacia arriba... desde la prehistoria hasta los tiempos modernos. En teoría... siempre hay alguna excepción.



Este nuevo edificio, inaugurado en 2011 (Museo de Escocia), con sus referencias visuales a sitios escoceses como castillos almenados, causó gran revuelo por su estética y hasta el príncipe Carlos renunció como patrono porque no lo habían consultado... o habrá sido por estos murales? (las frases miden como 5 metros, solitas cada una en una pared...)








Por suerte hay una buena cafetería donde un té bien cargado nos devuelve las energías.

TIP: museo apto para niños, con algunas secciones interactivas.















Aquí un video que puede dejarles una idea más gráfica de este interesante museo, que es el segundo más visitado de Gran Bretaña, luego del British de Londres.



Un poco de descanso en el BB y vamos a cenar nuevamente en el Salisbury Arms, que tiene la inestimable ventaja de quedar muy cerca. Mañana nos levantaremos temprano!

Y la música? Con el ajetreo turístico no hemos podido disfrutar ningún espectáculo musical en Edinburgo. Pero les paso algunos datos que fui recogiendo...
  • lo 'típico' es casi una especie en extinción. Sólo se ven espectáculos muy 'kitch', muy turistosos. Hay muchos lugares que ofrecen 'cena y show folklórico'... si les atrae, pueden ahorrarse unas libras si no cenan y sólo ven el show. Con suerte, dan con buenos profesionales que por lo menos tocan y bailan bien.
  • Hay infinidad de pubs donde se hace música por las noches. Pero la mayoría se dedican al pop, dirigiéndose a una clientela joven que se interesa más por la cerveza que por la sociología. Otros pasan simples videos, muchos otros hacen jazz, rock, blues, caribeño...
  • Si hay tiempo y ganas de caminar por la noche por alguna zona con una buena concentración de pubs, por ejemplo Rose St. en New Town, o Grassmarket (bajo el castillo), el ruido y la cantidad de gente los van a ir guiando hacia los lugares de más éxito. Buena suerte!
  • Una buena fuente de información es el sitio online Gig Guide, con listado diario de eventos, por género.

Mañana seguimos hacia el sur... Escocia nos ha resultado muy interesante y agradable.






2 comentarios:

  1. El blog es excelente. Con gran cantidad de datos utiles y EN ARGENTINO. Estoy podrido de leer blogs gallegos......
    Me detuve especialmente en Edimburgo, donde estuve el año pasado y me resultó inolvidable.
    Bueno, te mando un abrazo y tratare de mantener este contacto ya que pienso volver a Inglaterra y Escocia el año que viene.
    Pablo Petralia, Buenos Aires.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pablo... pero creo que también hay muy buenos blogs españoles... es más, algunos de los que escriben desde España son latinoamericanos.
      Espero que puedas volver pronto a Inglaterra! Si e interesa Escocia en particular, hay un grupo de FaceBook sobre Escocia que donde quizá puedas encontrar más información. Buen Viaje!
      https://www.facebook.com/search/top/?q=escocia%20(scotland)%20(alba)

      Eliminar