sábado, 16 de agosto de 2014

Por fin FRANCIA!


Hacía mucho tiempo que teníamos ganas de recorrer Francia.
Unos cuantos años atrás hasta habíamos comprado pasajes y los cancelamos por motivos familiares.









Finalmente los astros se alinearon y comenzamos a planificar un recorrido.
Como algunos otros países de Europa, Francia, desde el punto de vista de sus regiones, es muy heterogénea. Nada tiene que ver la aquitectura, los paisajes, los cultivos, los caminos, la comida ni la idiosincrasia de los habitantes de Normandía con los del País Vasco ni con los de la Costa Azul.

Y Francia, es sabido, desde la óptica del viajero tiene una doble personalidad: París, la locomotora económica, gubernamental y cultural, por un lado.
Y por el otro, el resto: la Francia interior, tradicional, muy rural; la vida reposada, la tradición, le terroir, pueblitos románticos, castillos evocadores, ríos perezosos...
El interior también cuenta con influencias de culturas vecinas: inglesa en el norte, alemana en Alsacia, suiza más al sur, italiana en la Costa Azul, española sobre los Pirineos... la historia se hace sentir y las pruebas están allí para el que las quiera ver.

La mayoría de los visitantes se queda en la capital, y allí pueden pasarse meses sin agotar las posibilidades.
Pero a nosotros nos atraen también las pequeñas ciudades, los pueblitos, las rutas del vino o de los quesos, monasterios en el medio del campo, encontrarnos con una banquina llena de amapolas salvajes...
Las decisiones fueron difíciles... por dónde empezamos?
Tiempo tenemos, pero no demasiado... presupuesto? Definitivamente escaso... Ganas? Muchas.

Meses de evaluar opciones, calcular distancias, costos, si es mejor empezar por el norte o por el sur, cuándo ir a París, auto o tren...
Este proceso no lo vivimos como un trabajo (aunque lo es, y bastante duro), sino más bien como una placentera diversión. Como dicen los ingleses: half the fun is getting there... (la mitad de la diversión es el llegar hasta allí).
Aunque cada vez que se decide: esto no, uno siente un desgarrón. Aquí no llegaremos... qué lástima, otra vez será. Aquí tampoco...

Este alojamiento rural parece bueno y barato, pero queda lejos del centro.
Este otro está muy bien ubicado, pero no tiene garage y es una pequeña ciudad medieval...
Y cuando encontramos lo justo, queda fuera de nuestras posibilidades!

Vuelta a empezar. Por fortuna, existe internet. Web, blogs, e-mail, buenas guías, son nuestros aliados... y, por supuesto, consejos de amigos, que habrá que verificar y 'aggiornar'.

De todas maneras, este período es de purificación, en el sentido de que
vamos decantando lo que, en principio, realmente queremos.
Y también estamos tratando de prever la mayor parte de las dificultades que se nos podrán presentar. Sabemos que algunas sorpresas tendremos, de las buenas y de las malas. Sabemos que nos vamos a perder en alguna ruta rural o en el medio de una ciudad, a pesar de los mapas o del GPS. Que vamos a llegar a un lugar y nos vamos a encontrar con una reserva evaporada. Que nuestra tarjeta de crédito deje de funcionar sin razón aparente. Que quizá nos tengamos que aguantar una huelga, un camino cerrado, un museo en restauración o una obra de arte fundamental prestada a otro país... todas cosas que pueden pasar, y pasan.

Viendo la cosa ahora a la distancia, el número de dificultades fue mínimo.
En mi opinión, una buena planificación, que deje lugar al cambio y la creatividad 'in situ', es mucho mejor que ningún plan!

Y se ahorra mucho tiempo, que se puede usar para 'perderlo' sentándose en una mesa de un bar, saboreando un café o una copa de vino y mirando pasar al mundo (en este caso, a los franceses, mezclados con la inevitable porción de turistas)

Concretemos:



Después de sesudas elucubraciones, nos quedamos con este plan:

Aterrizamos en París, alquilamos un auto y nos vamos directamente hacia el Norte.

En Normandía nos esperan amplias playas, pueblitos con construcciones half timbered (paredes con bastidores de madera rellenas de paja y barro, a veces conocidas como estilo Tudor), arquitectura gótica, Juana de Arco, el romántico puerto de Honfleur, la histórica Bayeux, el recuerdo sobrecogedor de las playas del desembarco del famoso dia D, la increíble visión del Mont Saint Michel...



Seguimos a Bretaña. Ventosa y rocosa, hogar del mítico Asterix, zona de balnearios, el histórico puerto de Saint Malo y un interior con joyas medievales como Dinan.








De allí al valle del Loire, con hermosas ciudades como Amboise, Tours y Chinon, y más de mil castillos y palacios, que dan cuenta de la riqueza y poderío de Francia en la época de su construcción.







Pasaremos luego a la Dordogne: cuevas prehistóricas, pueblitos excavados en piedra, ríos para recorrer en bote o lancha, castillos medievales y varios de los llamados Plus Beaux Villages de France. Ah! Y el foie-gras.




Tierra con mucho sol, el Languedoc tiene un sabor español o más precisamente catalán. Allí veremos castillos cátaros, las imperdibles ciudades de Albi y Carcassonne, y el simpático pueblito costero de Collioure, preferido de los fauves Derain y Matisse, donde nos tomaremos un descansito playero.




Provence ostenta ruinas romanas mucho mejor conservadas que Italia, como Orange y el fabuloso acueducto de Pont du Gard, maravillosa obra de ingeniería; las muy interesantes ciudades de Arles y Avignon, donde no podremos dejar de bailar sobre el puente. Y pueblitos y castillos sobre colinas rocosas como Les Baux.



Luego Lyon, antigua y gran ciudad, centro de la Résistance.










Borgoña, con su particular blend de vinos y espiritualidad, viñedos y el espectacular hospital medieval de Beaune.


Alsacia, región franco-germana que finalmente quedó, luego de sangrientos tiras y aflojas, en manos francesas. Arquitectura muy especial, museos fabulosos, las rutas del vino, los pueblitos que parecen salidos del cuento del Flautista de Hamelin, la ciudad medieval de Colmar y la vibrante Estrasburgo nos esperan. Aquí devolveremos el auto y nos tomaremos el tren de alta velocidad (TGV) a París.


A Reims, capital de la Champagne, iremos desde Paris en una escapada de un día en tren.


Finalizaremos en París, gran capital del arte, la moda, la cocina, la literatura y las ideas. Le dedicaremos unos 8 días.

En total, la vuelta nos insumirá 42 días. Contarla en este blog, bastante más...

Nos acompañan?

Mientras tanto, escuchemos al gran Yves Montand...






9 comentarios:

  1. Enrique: muchas gracias por el privilegio de viajar a un lugar tan lindo por este medio, disfrutando una prosa impecable que lo cuenta. En este caso, lo importante es visible a los ojos! Sucede que a veces no sabemos ver. Gracias por ayudarnos a ello. Hasta el próximo destino! Gualterio"

    ResponderEliminar
  2. Gracias Enrique!! Isabel G.

    ResponderEliminar
  3. Gracias!!!!! Empezamos a viajar! Abrazo. Mecky

    ResponderEliminar
  4. Querido Enrique:
    Siempre me parecieron buenos tus relatos de viajes, pero ahora te has superado con amplitud. ¡Esto es una obra maestra! Recién lo abro y estuve ojeándolo superficialmente, por el momento. Pero ya se ve su carácter excelente. La única contra es que uno quisiera leerlo todo al mismo tiempo, así que hay que elegir. Grave dilema, pero ya lo iremos resolviendo. Endemientras, como diría Patoruzú, te agradezco que me incluyas en tu mailing list, y les mando un fuerte abrazo para Gloria y para vos,
    Fernando MSV

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Enrique, por compartir essas "memorias" con nosotros! Comencé a ver e leer el texto y me pareció muy interesante! Abrazos! Francisco

    ResponderEliminar
  6. AYER TE CONTESTE FELIZ DE LA NOTICIA DE LA NUEVA ANDANZAS PERO MI COMPU NO ANDA BIEN Y CREO QUE NO TE LLEGO MI RESPUESTA!!!!!!!!!!!! GRACIAS! BIENVENIDA FRANCIA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    CRIS

    ResponderEliminar
  7. Finalement!!! Quel bonheur!!!
    Espero ansiosa relatos y fotos, sobre todo de los lugares que me quedan pendientes para un futuro viaje...
    Caro

    ResponderEliminar
  8. Queridos lectores 'anónimos'
    Gracias por mantenerse firmes en la lectura... pero..
    .VEUILLEZ PATIENTER! BONNE HUMEUR EN COURS...

    ResponderEliminar
  9. Tus artículos son en definitiva los mejores del tema, el cómo redactas y cuentas todos es simplemente
    atrapante. ¡Cuéntanos más sobre tus viajes, este contenido es muy bueno!

    ResponderEliminar