domingo, 24 de abril de 2011

El destino del Camino - Santiago de Compostela

#santiagodecompostela    #galicia


Santiago de Compostela, España.   © Enrique F. Ivern 2010


Los peregrinos.

Los peregrinos llegan finalmente a Santiago de Compostela...
Peregrinación es metáfora de la vida.
Al cabo de un largo o corto camino, antiguamente o en la actualidad, el peregrino se encuentra con... la Catedral y sus plazas.

Somos un pueblo que camina,
y juntos caminando podremos alcanzar
otra Ciudad que no se acaba,
sin penas ni tristezas.
Ciudad de Eternidad.


Impresiones.

Sólo algunos pequeños apuntes sobre nuestras impresiones, porque con los diferentes enlaces que he recolectado y que podrán ver más abajo, tendrán 'la historia probablemente oficial' de lo que tengan ganas de saber...
Recorremos y disfrutamos, entonces, el fin de las peregrinaciones... la joya máxima de la ciudad: la Catedral y su corona de plazas, cada una con sus tesoros arquitectónicos.
Es casi única en España dado que puede ser observada sin impedimentos desde sus cuatro costados, a pesar de estar en el centro de una ciudad medieval.

Oeste: Plaza del Obradoiro.

A primera vista impacta la fachada oeste, la principal de la Catedral, la que mira a la Plaza del Obradoiro (obrador). Impresiona por su barroco alucinado que reluce en los atardeceres con sol pintándose de dorado.

Santiago de Compostela, España.   © Enrique F. Ivern 2010

La plaza es de grandes dimensiones, caben  unos cuantos miles de personas sin apretujarse, y está flanqueada por cuatro edificios de estilos diferentes, estilos que han embellecido España. De manera que, según algunos poetas, por las noches en la plaza solitaria puede oírse el diálogo entre el barroco de la catedral, el plateresco del Hostal de los Reyes, neoclásico s.18 en el ayuntamiento y presidencia de la Xunta (Palacio Rajoy), y el románico del colegio religioso!

Sur: Plaza de las Platerías.

Al ir dándole la vuelta al enorme edificio, se ve claramente que hay partes románicas bien visibles y que han sido complementadas en épocas posteriores.
Moviéndonos entonces hacia el lado Sur, pasamos a la Plaza de las Platerías, la fachada por este lado es de un románico exquisito y nos podemos imaginar aproximadamente el aspecto original del edificio. En la plaza hay una hermosa fuente con caballos que arrojan agua, y la torre del reloj.


Santiago de Compostela, España.   © Enrique F. Ivern 2010

Este: Plaza de la Quintana.

Seguimos, y llegamos a la fachada Este, la de la Plaza de la Quintana. Objetivo de máxima de peregrinos a lo largo de cientos de años, dado que aquí está la Puerta Santa, que se abre sólo en los Años Santos Jacobeos.(recordemos que son aquellos en que la fiesta del Santo cae en Domingo)

Santiago de Compostela, España.   © Enrique F. Ivern 2010


Veinticuatro figuras de profetas y apóstoles, puro románico, flanquean la Puerta. Y arriba, Santiago en vestimenta de peregrino, clásica imagen barroca.
Difícil imaginar lo que pudo sentir un peregrino, después de caminar meses enteros, al coronar sus esfuerzos pasando por esta famosa Puerta...
Y dicen que la tradición ha incorporado estas figuras al habla popular...
  quien se robó los fondos municipales?
  Alguno de los veinticuatro....



Norte: Plaza de las Azabacherías.


Santiago de Compostela, España.   © Enrique F. Ivern 2010

La próxima plaza, la Norte, es llamada también de las Azabacherías, por ser tradicionalmente la sede de orfebres que trabajaban el azabache. Por siglos este fue el barrio francés. La fachada de la Catedral es de un barroco bastante confuso pero hay una buena vista del conjunto. Esta tarde vemos a un conjunto de músicos ambulantes... hay unos cuantos por todo el barrio antiguo, contribuyendo al ambiente festivo.

****

La Catedral 

Comenzó a construírse, luego de varios edificios previos en el lugar, a fines de los años 1000... en 1188 se completa el famoso Pórtico de la Gloria, la joya máxima, y para esa época la Catedral ya estaba casi  como se ve hoy. Luego en diversas épocas se le fueron adicionando otras construcciones, culminando en 1750 con la fachada Oeste, tempestuosamente barroca. Esta adición fue construída sobre el Pórtico, para protegerlo de los elementos y dar un cierre definitivo por este lado.
Les recomiendo aquí un corto video, muy ilustrativo, sobre la construcción de la Catedral.

El Pórtico de la Gloria.

Para ver el Pórtico de la Gloria, tenemos que entrar por la fachada Oeste, o bien accederlo desde adentro del templo.
Toda esta maravilla está encerrada en un espacio muy pequeño, así que la contemplación nos deja con el cuello torcido, pero vale la pena.
Y como si fuera poco, nos tocó... restauración! Todo el pequeño espacio hay que compartirlo, no sólo con infinidad de personas, sino con andamios que obstruyen notablemente la visión y los movimientos.
Pero, como se dice, era lo que había...
Bien, entrando entonces por las puertas, nos encontramos de frente con una segunda entrada, y en esa pared se desarrolla un magnífico trabajo escultórico con centenares de figuras, todas distintas.
Lo que más impresiona, teniendo en cuenta la época de su tallado, es la humanidad que rezuma la obra. El espíritu es de alegría. Serena alegría. Y en algún detalle, hasta de diversión. Salvo, claro está, en aquella parte destinada a los condenados en el Juicio final. La pesadez opresiva de mucho arte medieval está ausente aquí.
La obra pivota, tanto estética como teológicamente, sobre la columna central. La base representa la derrota de las antiguas religiones, en la figura de Hércules, y sobre ella se asienta el Arbol de Jessé, o sea la genealogía de Jesús de Nazaret. Entre sus intrincadas tallas, alguno de los primeros peregrinos tuvo la idea de poner su mano, y hoy, el delicado roce de los dedos de millones de personas, durante más de 800 años, ha dejado hondas huellas y los dedos pueden hundirse en la piedra. No que lo hayamos podido hacer, por culpa de los jodidos andamios.

Santiago de Compostela, España.   © Enrique F. Ivern 2010

Sobre el árbol, una estatua sedente de Santiago, con expresión amable. Coronando el pilar, el capitel representa la Trinidad, o los orígenes Divinos de Jesús.

Arriba se despliega el tímpano central. Alrededor de la imagen de Cristo, los cuatro evangelistas y ángeles portando los instrumentos de la Pasión. Todos muy tranquilos.
Y si la tónica es alegre, es lo que corresponde. 
Porque después de todo, como escribe el Vidente de Patmos, la piedra dice: Él secará todas sus lágrimas, y no habrá más muerte, ni pena, ni queja, ni dolor, porque todo lo de antes pasó.

Levantando más la mirada, y siguiendo con la temática del Apocalipsis, vemos tallados sobre los arcos semicirculares a los veinticuatro ancianos haciendo música, con un verdadero catálogo de instrumentos medievales... una delicia.
( y sabemos cómo sonaba la música de la época por reproducciones de estos instrumentos, que se pueden ver en la cripta)
Y estos ancianos, más que cantar, parecen estar hablando amablemente entre ellos, de a pares, como en el ensayo de un conjunto... (ver al final lo que escribe la poetisa Rosalía de Castro sobre ellos)

En las otras columnas, una serie de figuras de tamaño natural representan reyes, profetas y apóstoles.
El más popular es indudablemente el profeta Daniel (Danieliño), representado con una sonrisa muy traviesa, contrastando con la tranquilidad benigna del anciano Isaías a su lado.
Como su mirada se dirige, en la pared contraria, a la figura de la reina Esther, la tradición dice que un rey pacato ordenó al escultor rebajarle las curvas, que no le parecían propias de un templo. Sin mucho éxito, porque Daniel sigue con su mirada alegre fija en el mismo lugar. Por otra parte, la gente se rebeló, a su manera, contra esta censura, y de esa época viene el famoso queso de tetilla gallego. Y se non è vero, è ben trovato....

Santiago de Compostela, España.   © Enrique F. Ivern 2010

Toda esta magnífica obra estuvo en su momento policromada. Pero una toma de moldes en el siglo 19 para un museo de Londres, se llevó la mayor parte de la pintura que quedaba.
Por la disposición del Pórtico, es muy difícil de fotografiar, pero aquí hay unas fascinantes fotos tomadas con equipos especiales, y con colores mejorados que dan una idea de cómo era la cosa en tiempos antiguos.
Realmente, esta espléndida obra de arte nos produjo una profunda impresión!

Aquí otra descripción del Pórtico.

Y cómo es el templo, por dentro?
Hermoso y simple románico. Pero... a mi juicio, la profusa decoración barroca oscurece las elegantes líneas de la Catedral original. Cantidad de angelitos, angelotes, hojas doradas, volutas... parece como que alguien hubiera tirado todo hacia arriba y que algunas cosas quedaron adheridas al azar a las paredes y columnas. El efecto es cálido, pero sobrecargado. No nos olvidemos de que estamos en España. Contrareforma, y a fondo.
Dos vistas del botafumeiro: fondo románico de un crucero, fondo con decoración barroca en la nave central.

Santiago de Compostela, España.   © Enrique F. Ivern 2010


Santiago de Compostela, España.   © Enrique F. Ivern 2010
Lo primero que se puede ver una vez traspasado el Pórtico, es una escultura del hombre responsable de la maravilla que acabamos de ver. Se conoce su nombre: el Maestro Mateo (Mestre Mateu), y hay documentos que indican que trabajó unos 25 años para completarlo, cosa que como ya dijimos ocurrió en 1188. Su estatua, que probablemente esculpió él mismo, lo representa arrodillado, mirando hacia el altar y con unos hermosos rizos. Es costumbre de estudiantes y artistas, inclinarse para chocar con Mateo sus cabezas, para así contagiarse algo de su inmenso talento. O Santo d´os Croques, le dicen en gallego. El Santo de los Chichones...
A la derecha una foto de un souvenir con la imagen de Mateo.







Para lo demás, este enlace, un poco lento pero bueno, permite visitar virtualmente la Catedral.
Los más apurados, quizá prefieran éste. Y los afectos a la Wikipedia, éste.

Espero haberles podido transmitir algo de lo que pudimos percibir y disfrutar en este magnífico monumento.

Qué mejor final que con palabras de la poetisa Rosalía de Castro, quien en su poema Na Catedral, habla así del Pórtico...

Santos e apostoles ¡védeos! parecen
Qu’os labios moven, que falan quedo
Os uns c’os outros, e aló n’altura
D’o ceu a música vai dar començo,
Pois os groriosos concertadores
Tempran risoños os instrumentos.
¿Estarán vivos? ¿serán de pedra
Aqués sembrantes tan verdadeiros,
Aquelas túnicas maravillosas,
Aqueles ollos de vida cheos?
Vos qu’os fieches de Dios c’auda
D’inmortal nome, Mestre Mateo,
Xa q’ahi quedaches homildemente
Arrodillado, falaime d’eso;
Mais c’o eses vosos cabelos rizos
Santo d’os croques, calás… y eu rezo.




Mis fotos:



Aquí, otra visión  y más fotos a cargo de mi colega Aldana.

En la próxima entrega, bastante más light: entramos en las Rías Bajas. Nos despedimos así de Santiago de Compostela, luego de una visita muy disfrutada, en todo sentido.







5 comentarios:

  1. Excelente descripción de lo normal y austero del lugar. Lo que yo vería. Sólo algunos extravantes se les ocurre una visita guiada a ..... los techos de la Basilica.... ¿paque? si lo bonito esta a la vista y es lo que estas describiendo. A veces me quedo pensando que estas piedras con mil años de historia nos deberían contar algo mas de la humanidad, porque esos dias que estuviste observandolas en realidad son breves instantes de contacto con el cumulo de historia que circuló por entre ellas.

    ResponderEliminar
  2. No me enteré de que se podía subir a los techos. Supongo que habrá una buena vista, pues como toda ciudad medieval, la catedral está ubicada en lo más alto, y además es de por sí muy alta. Aunque no sé si me hubiera atrevido a las infinitas, estrechas, oscuras y claustrofóbicas escaleras de estos sitios. Desde ya, la socia no me hubiera acompañado...
    En cuanto a las piedras, es verdad, creo que en sus poros han absorbido millones de historias, de miserias y de grandezas humanas...por ahí me animo y escribo algunas que me contaron...además de la de Noriberto...

    ResponderEliminar
  3. Súper, como siempre, en realidad, algo más que siempre. Un abrazo, Fernando M

    ResponderEliminar
  4. Gracias Enrique por tan gratos relatos, el jueves nos quedamos c Carlos (mi marido) leyendo los de Santiago de Compostela realmente muy agradable.
    Ahora en cuanto tenga un ratito leeré con mucho gusto el q terminás de enviar, muchas gracias!!!! Mab C

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Enrique por tu envío!! Te cuento que no sé si viajo "nuevamente".
    Es excelente tu relato y fotos...como si hubiera estado,jajajaja
    Besos, Silvia S.

    ResponderEliminar