martes, 19 de abril de 2011

Santiago de Compostela - #Galicia



#santiagodecompostela

Salimos de La Coruña y en una hora de agradable rodar por autopista, estamos en las afueras de Santiago de Compostela.

La ciudad ahora es bastante grande, cuenta con una importante Universidad y es sede de la Xunta de Galicia, lo que añade actividad y tránsito. Por fuera de la ciudad antigua, parques, edificios modernos, hoteles lujosos, barrios residenciales... los turistas tienden a concentrarse en la parte vieja, que tiene una atmósfera única, indescriptible.

Luego de algunas vueltas, llegamos a nuestro hotel, el 'hotel-aparcadoiro Miradoiro de Belvis' que encontramos de primera a pesar de estar... dentro de un estacionamiento!
Nos resultó muy cómodo, bastante bien ubicado y razonable de precio, sencillo pero simpático. Y con una buena vista a un hermoso parque. 



TIP: siempre miren la habitación antes de instalarse... la nuestra miraba al estacionamiento, pero hay otras que dan al parque, con la vista de más abajo.





Porque demás está decir que los santiagueños aprovechan a su Santo y las tarifas de los alojamientos son aquí mucho más altas que en los lugares donde hemos estado hasta ahora!
Nos instalamos en nuestra habitación, y luego de recibir unas cuantas indicaciones que resultaron ser excelentes por parte de nuestra amable recepcionista, enfilamos para la Catedral, donde asistimos a la misa de las 6 de la tarde.
El Conjunto Monumental, es, realmente, monumental y por ello le dedicaré la próxima entrada. Además de la Catedral, hay museos, casas, y plazas.Y hasta el hotel más antiguo...

***
Primeras impresiones: Misa de peregrino. En los Años Santos Jacobeos, son a las 12 y a las 18.
Un mundo de gente... no podemos entrar por la Puerta Santa, dado que nos falta la credencial correspondiente. No importa, dando la vuelta se accede por otro lado...
Enorme gentío, ruido de los pies y murmullos, que los constantes chistidos de los guardias no pueden acallar. Mucho calor y aroma humano.
La misa, algo preconciliar.
Y encima, a pesar de lo anunciado, no hubo botafumeiro!
Debemos estar cansados... mañana vendremos de nuevo, con mayor receptividad. No es cuestión de quedarse con primeras impresiones...

****
  
 Santiago de Compostela, España. © Enrique F. Ivern 2010
Enfilamos, despacito, hacia el restaurant recomendado. Pequeño y ubicado en un primer piso, abajo es un bar de tapas.







Lamento no haber tomado fotos, pero comimos: tosta de salmón, bacalao, solombo de porco... todo rociado con un Ribeira Sacra, tinto. Aquí los vinos baratos son amables y tomables, sin taninos agresivos. Una delicia todo.

ZZZZZZZ!











A la mañana siguiente, bien descansados, salimos a recorrer la ciudad antigua. Nos dan un mapita sencillo pero muy preciso, con un itinerario bien diseñado para no perderse nada... y volver deshecho!
Comenzando por un interesante mercado, fueron ocho horas intensas de patear, tomar fotos, entrar en iglesias... la profusión de monumentos apabulla.


 Santiago de Compostela, España. © Enrique F. Ivern 2010


Es notable la cantidad de iglesias y capillas dedicadas a otros santos, o a la Virgen, sin contar las privadas de los numerosos monasterios... casi imposible recordar los nombres.
(pulsar con el ratón sobre la foto para verla más grande)


 Santiago de Compostela, España. © Enrique F. Ivern 2010


 Supongo que los que viven aquí preferirán algo de intimidad, que es difícil lograr en la inmensidad de la Catedral llena de peregrinos. Y de curiosos.

Algún museo, almuerzo de tapas, (buenísimo)...

Santiago de Compostela, España. © Enrique F. Ivern 2010


muuuchos turistas, muchos peregrinos.
Da gusto vagar un poco por las calles, encontrar placitas, esculturas, manzanas con una sola casa, un bar inesperado con mesitas en la calle...


Santiago de Compostela, España. © Enrique F. Ivern 2010



Santiago de Compostela, España. © Enrique F. Ivern 2010
El ambiente, en general, es de jolgorio,
















aún entre los peregrinos... vean sinó (atrás) a la novicia rebelde...


La protagonista principal de la ciudad es sin duda la piedra. Casi todas las construcciones aquí son de la noble piedra de Galicia... recubiertas de hongos y líquenes, de verde a amarillo, sobre todo en las alturas.
Piedras que son su gloria y han sido también causa de ruina. Porque aquí, desde hace muchísimo tiempo, no rigió para las herencias el mayorazgo, así que la tierra se dividía en parcelas, una para cada hijo. Y con los años, las subdivisiones alcanzaron niveles increíbles, entorpeciendo la producción agrícola y aún la subsistencia. Y con la piedra, sólida y fácilmente accesible, se hacían los cercos divisorios...

Y Santiago, que tiene fama de ser una de las ciudades más lluviosas de España, nos regala dos días perfectos, de calor, sol rajante y cielo azul. Cuentan las gentes de aquí que cuando llueve, el agua cae por los techos y finalmente por las gárgolas de los edificios de tal forma que parecen rítmicos y elegantes juegos acuáticos. Y la ciudad, reluciente y plomiza, es más bella aún. De todas maneras disfrutamos el buen tiempo.




Luego de ver todas las principales atracciones, nos ponemos a hacer la cola para entrar por la Puerta Santa, abrazar al Santo, y dar una buena vuelta por el interior de la Catedral, asistir a Misa... esta vez más concentrados, pero a pesar de ser Misa de Peregrino, tampoco hoy hubo función de botafumeiro.
La tradición dice que este monumental incensario se colocó para que se pudiera aguantar la baranda que exhalaban miles de peregrinos, en lejanas épocas. A juzgar por lo que en pleno siglo XXI pude apreciar, no estaban errados. Otros dicen que la verdadera razón fue tener algo realmente inusual para competir con Roma...
Ya se ha reemplazado varias veces, y por lo menos dos se ha caído, dicen que milagrosamente sin víctimas.


Botafumeiro. Santiago de Compostela, España. © Enrique F. Ivern 2010

Le preguntamos a uno de los guardias, uniformado con una especie de hábito azul, y era uno de los que se encargaban de chistar cuando el murmullo de la gente subía demasiado...

'Cuándo podemos ver el botafumeiro en acción?'
  'Pues en las misas de Peregrinos. A las 12 y a las 6 de la tarde'
'Pero ahora estuvimos en la de 6, y no lo hicieron botar'
   'Mmmmmm... puede pasar'


Dos misas de peregrinos, dos ocasiones, y el botafumeiro inmóvil. Qué frustración... justo esta vez estábamos sentados, y en un lugar muy bueno para observar... y fotografiar. Nos quedamos sin ver 'un espectáculo extraordinario, un emocionante despliegue de movimiento, poder, fuego y misterio' como dice un imaginativo escritor. 
Así que lo verán ahí, inmóvil, pensando en sus tiempos de gloria...
(aún hoy la información es confusa acerca de los horarios).

Finalizamos la recorrida con una visita al hotel más antiguo del mundo, el Hostal de los Reyes Católicos... regalado por los reyes luego de peregrinar y observar personalmente las condiciones en que arribaban muchos peregrinos... fue en su época importante hospital y escuela de medicina. Hoy la nave insignia del sistema de Paradores de Turismo. Hermosa construcción en estilo plateresco, distribuída alrededor de 4 patios distintos, hermosísimos!


Hostal de los Reyes Católicos, Santiago de Compostela, España. © Enrique F. Ivern 2010


Nos arrastramos hasta el hotel, haciendo las últimas visitas... Baño, descanso... pies en alto.
Y a cenar!




Raciones de empanada gallega... dorada a la sal... pulpo a la plancha (pero lo sigo prefiriendo á feira, sale más tierno). Todo bajado con un Albariño blanco.


Dos días espectaculares en Santiago de Compostela !!


Mis fotos de Santiago



La próxima, nos dedicamos al Conjunto Monumental.

2 comentarios:

  1. Pulpo con vino de Ribeiro es la "másssssssssss". Alguna vez escuche que en galicia prodominaban las tierras comunales y el pacto de labranza. La explotación de tierras comunales estaba, o esta, determinada por la tradición y la necesidad. Los años de bonanza y los cambios de hábitos de los gallegos tal vez ha influído para el abandono de la explotación tradicional del campo. El mayorazgo exisitió, en el llamado "derecho castellano" hasta mediados del siglo pasado. Fue explulsor de gentes que carecian de poder de sustentación economica en su terruño y emigraban al mundo en busca de alguna posibilidad que en su tierra se le negaba. En España no existia UN derecho civil sino que cada región tenia sus propias instituciones de derecho de gentes.

    ResponderEliminar
  2. Enrique, te estás superando. Cada entrada es mejor que la anterior. Corro peligro de que se me convierta en una afición tipo las historietas de cuando éramos chicos, con su infaltable "continuará". Un abrazo, Fernando MSV

    ResponderEliminar