lunes, 18 de marzo de 2013

Stirling - #Escocia


En un rato más llegamos a la histórica ciudad de Stirling. Su antiguo castillo, residencia de los reyes Estuardo (Stewart o Stuart), fue la llave de Escocia por muchos siglos, ya que, situado sobre una colina, defiende las rutas hacia el norte (las Highlands) justo en el punto de la marea alta en el firth (brazo de mar) of Forth.
Un viejo dicho dice que ´el que controla Stirling controla Escocia´ y así fue nomás durante mucho tiempo.



Hotel, Stirling, Escocia.


Nos alojamos en el Park Lodge Hotel, agradable. El cuarto no es gran cosa (las super-ofertas a veces son así) pero tiene la ventaja de contar con un buen restaurant incluído en la oferta, cosa cómoda si uno piensa en aprovechar el tiempo al máximo.
Acomodamos las cosas y salimos.




Las visitas más importantes aquí son:

El monumento a William Wallace, que conmemora la famosa batalla del puente de Stirling, sobre el río Forth, donde derrotó al rey de Inglaterra Eduardo I en 1297. Se trata de una importante torre erigida en la época del renacimiento nacionalista escocés durante el S19, que también es museo. Hermosas vistas si uno se anima a subir... o pueden mirar el video con el enlace de arriba.

El Bannockburn Heritage Centre, que se levanta en el lugar de la batalla del mismo nombre. (acaba de ser renovado en 2014, conmemorando los 700 años de la batalla)
Luego del desastre de Falkirk, los nobles y Robert the Bruce hicieron una apresurada paz con Eduardo I y desensillaron hasta que aclarara. La renuncia y posterior captura y ejecución de Wallace crearon un vacío de liderazgo militar y finalmente the Bruce, que era más político y estaba esperando el momento propicio para intervenir con posibilidades de ganar, no tiene más remedio que comenzar a liderar nuevas hostilidades contra los ingleses, acosándolos con tácticas de guerrillas. Finalmente, en 1314, el hijo de Eduardo (ahora Eduardo 2) invade el norte y the Bruce le hace frente aquí en Bannockburn, con éxito total. El ejército de Eduardo se desbanda y por los próximos 400 años los escoceses gozan de independencia, hasta que en 1707 el Parlamento elige (a pesar del descontento popular) unirse a Inglaterra, como ya hemos comentado al comienzo de esta serie.

Estas dos atracciones están en las afueras de Stirling.

Y la tercera, es el castillo, en el cual, por falta de tiempo, decidimos concentrarnos.


Robert the Bruce, Castillo de Stirling. Escocia.

Coronando la parte antigua de la ciudad, que tiene lo suyo para recorrerla si hay tiempo, se encuentra el Castillo. Residencia de los Stewart, fue comenzado en 1496 por Jacobo 4, y perfeccionado por su hijo Jacobo 5, Mary Queen of Scots y por último Jacobo 6, quien al ser coronado también rey de Inglaterra como Jacobo 1 se mudó a su reino del sur.
Comenzó así el declive de esta construcción que terminó siendo en el siglo 19 un cuartel militar, período en que se arruinaron muchos detalles artísticos. 










Desde el castillo se dominan hermosas vistas de la campiña circundante. En otras épocas, era garantía de seguridad.


Vistas desde el Castillo. Stirling, Escocia.


Hace unos años que se está restaurando para llevarlo a su estado de majestuosidad original. Hoy es una visita interesante y uno de los castillos más populares de Escocia. Es un buen ejemplo del arte renacentista escocés, dado que varias de sus construcciones fueron pensadas como vitrinas para impresionar a los visitantes con el refinamiento de la corte escocesa. Show político, diríamos hoy.



Castillo de Stirling, Escocia.



Castillo de Stirling, Escocia.

Impresionan los colores en el interior, como demasiado vivos. Es que estamos acostumbrados a mirar el arte antiguo a través del filtro de los años: suciedad, pintura decolorada, estatuas blancas... y nos choca un poco ver la realidad tal cual suponen los historiadores que era.


Interiores, Castillo de Stirling. Escocia.


Interiores, Castillo de Stirling, Escocia.


Una muy interesante visita. Completamos el día con el excelente menú del hotel.


Algo de música: Alastair McDonald canta William Wallace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario