lunes, 29 de enero de 2018

Cueva de las Manos - 2

#cuevadelasmanos  #patagonia #riopinturas

Dejamos el Centro de Interpretación de la Cueva de las Manos y volvemos hacia la 40.


El cielo, cada vez más nublado.



Hacemos un tramo por la 40 y tomamos ahora hacia la derecha, en el camino de acceso a la estancia donde nos vamos a alojar.

Se larga a llover. Cielo casi negro.

En el ripio, si está bien empedrado y parejo, la lluvia no presenta demasiados problemas. Pero siempre se puede encontrar algún tramo con pozos o gredoso, por eso agrega una preocupación.

No es el caso, por suerte. Llegamos a la estancia, dentro de la cual funciona la Hostería que en esa época se llamaba Estancia Cueva de las Manos. Hoy, Hostería....


Justo a tiempo para observar el maravilloso espectáculo de un doble arco iris sobre un cielo muy oscuro y un sol crepuscular bien rasante.


Descargamos el equipaje, y nos tomamos un merecido descanso.

Luego hablamos con Martín, que está a cargo de la Hostería, y le reiteramos nuestros reclamos por lo que nosotros entendimos como un mensaje malintencionado en la Web (ver la parte 1). Se defiende con el argumento de que eso estaba a cargo de la agencia donde habíamos hecho la reserva.

Y que se iba a ocupar de hablar con la agencia para que lo arreglaran. En fin.

(Mucho después vimos que en ese sitio han agregado una nota al efecto de que 'toda la información es responsabilidad de cada establecimiento'. La protesta valió la pena, por lo menos para los próximos viajeros)

De todas maneras, la información sigue siendo dudosa.

TIP reiterado: averiguar bien ésto, sobre todo los viajeros de cierta edad o menos atléticos. Salvo que hayan reacondicionado los peldaños de bajada hacia el río Pinturas y la correspondiente subida del otro lado, sigo recomendando que se acceda al Centro de Interpretación por el acceso desde la ruta 40.

***
Ahora teníamos que tomar una decisión:
  1. Dado que ya habíamos visto lo principal, que eran la Cueva de las Manos, irnos a la mañana siguiente y seguir viaje, o
  2. Tomar la excursión en 4x4 que ellos ofrecen al Alero de Charcamata, otro sitio arqueológico sobre el Río Pinturas al estilo de las Cuevas, pero más pequeño y con menos pinturas. Recorrido que tiene, dicen, varios cruces sobre el río Pinturas.
Ganó el espíritu aventurero, así que convinimos en tomar la excursión.

La cena fue buena, la cama blanda y la habitación confortable.

***
A la mañana siguiente, luego del desayuno ya estábamos listos para la aventura. Nos habían preparado unas viandas.

El día era espectacular. Ni una nube en el cielo.

Pero Martín se había ido hacia Perito Moreno a hacerse ver pues se sentía mal, nos informan. Al rato lo vemos volver, y nos cuenta que estaba con presión alta y que iba a tener que suspender la excursión...

Como habíamos tenido que pagar el alojamiento por adelantado, nos ofrece devolvernos el día.

Al final decidimos quedarnos y recorrer en nuestro Polito los caminos interiores hacia la bajada a la Cueva, tomarnos el día en una lagunita y descansar...

***
Hoy vamos a experimentar otro aspecto de la Patagonia, muy distinto a lo que hemos visto ayer.

Salimos entonces con el auto, y hacemos los 18 km hasta el lugar donde supuestamente hay que bajar para visitar la Cueva de las Manos.


Allá enfrente se ven...


Nos asomamos al sendero para curiosear... realmente es de terror, de tierra suelta y empinadísimo.

Recordemos, hay que hacerlo dos veces: bajar, cruzar el Río Pinturas, volver a subir... y de vuelta, hacer el camino inverso.

En total, 2000 metros, con dificultad.


Nos quedamos un rato observando la Cueva desde enfrente. Los visitantes parecen, desde nuestro punto de vista, hormigas.


No hay mucho que hacer aquí... estamos solos en medio de la nada Patagónica. Los humanos más cercanos están allá enfrente, quizá admirándose de la obra de sus congéneres, tantos miles de años en el pasado.


Hacemos varias paradas para admirar el paisaje... es especialmente notable la imagen del Cerro San Lorenzo, que con sus 3706 m es el más alto de la Patagonia Austral, destacándose hacia el Oeste.

Un rato más de trayecto por los caminos interiores, y llegamos a una laguna de un color barroso intenso. Todo aquí parece del mismo color...

De todas maneras, el cielo sigue azul profundo, y hay un vientito fresco.


Un lugar muy bueno para dedicar unas horas al almuerzo y la lectura!


La última parte del camino resulta bastante dura, producto seguramente de la falta de tránsito regular. Se ve mucha roca volcánica tirada como al azar.

Volvemos a nuestro alojamiento.

Caminamos un rato por las inmediaciones, observando a una guanaca y su chulengo que se quedan allí, bien mansitos.


Eso entendía yo... en un momento en que me debo haber acercado demasiado a su cría en mi afán fotográfico, me escupió!

Quedé cubierto del pasto que estaba masticando... también mis anteojos, y mi cámara...

Cena agradable y a dormir... mañana debemos seguir viaje.

***
Mañana siguiente. Buen desayuno.

Cargamos el auto y nos despedimos. Al final, como casi siempre, la experiencia ha sido buena.

No sólo nos devolvieron el día, sino que no nos cobraron la vianda. Bien ahí, Martín!

***

Emprendemos la vuelta hacia la 40.


El paisaje es muy diferente al que vimos cuando vinimos... por los colores, ya que el cielo diáfano, celeste purísimo, es muy diferente del casi negro de antes de ayer...


Se ven ondulaciones donde el camino nos deja ver diferentes colores...

Finalmente, la 40.

Ripio grueso, duro, rompecubiertas de los que van demasiado rápido!


Finalmente, entramos al pavimento!

Aborrecido por los puristas de la 40, francamente para nosotros es una bendición. Y es lo que va a ir mejorando la situación de la gente que vive a todo lo largo de la ruta.

Aunque no está completo, por supuesto.


A cada rato hay desvíos y vemos trabajos sobre la traza.

***
Llegando a Perito Moreno, como en muchas localidades patagónicas, desde lejos se pueden apreciar las arboledas posibles gracias al riego.

***

Fue por aquí cerca que el famoso Perito Francisco Pascasio Moreno, responsable intelectual de que toda esta franja patagónica
esté hoy de este lado de la frontera con Chile, tuvo una ocurrencia.

Basándose en un viejo proyecto de un colono galés, que imaginó la manera de regar el valle del río Deseado mediante el desvío de otro río, hizo cavar una corta zanja desviando el río Fénix Grande donde éste hacía un brusco codo yendo a parar al Pacífico.
Haciéndolo drenar hacia el Deseado, en definitiva iría al Atlántico...

Por supuesto que cuando se supo hubo airadas protestas. Pero él había demostrado que la fijación de fronteras de acuerdo a si las cuencas de los ríos desagotaban hacia uno u otro océano (la divisoria de aguas) no era un criterio confiable pues podía modificarse sin mucho esfuerzo para un lado u otro.

Quedaba entonces en pie la tesis de las altas cumbres...

En definitiva el tratado de 1881 quedo como 'altas cumbres que dividen aguas'. Concepto ambiguo si los hay, porque ambos términos son casi opuestos en muchos puntos de la geográfía patagónica.

***
Nuestro destino no será Perito Moreno, sino Los Antiguos.

Doblamos hacia el Oeste... un buen pavimento nos acompaña ahora.

Luego de tanta estepa vemos por fin el lago Buenos Aires... grande, majestuoso, y la cordillera al fondo.

***
En la próxima, les contamos nuestras primeras impresiones sobre Los Antiguos.

Spoiler: nos encantó!

Los esperamos!





No hay comentarios:

Publicar un comentario