sábado, 28 de enero de 2012

Lisboa: Mouraría, o los pagos de María Severa

#lisboa #mouraria

Nuestro periplo nos llevará hoy a visitar el Castelo, luego la Alfama, la , el recorrido del famoso tranvía 28, y estaciones intermedias. 

Subiremos a la colina del castillo por arriba, tomándonos el subte hasta el largo Martim Moniz.



motivo en la estación de Metro Martim Moniz - Wiki
De reciente reconstrucción, este largo, o plaza, honra a un legendario héroe de la reconquista. La tradición cuenta que cuando nuestro conocido dom Afonso Enriques ataca el castillo, el caballero Martim Moniz, dándose cuenta de que los moros están cerrando una puerta que había permanecido abierta, dirige un ataque contra ella, y viendo que se cerraba inexorablemente, se sacrifica poniendo su cuerpo de manera que la puerta ya no pudo cerrarse. Dando tiempo así a sus compañeros a forzar la entrada y eventualmente tomar el castillo.

Luego de la reconquista, Afonso decide que los moros moren en un sector especial, a los pies del castillo, que de ahí en más se denominó Mouraría.
Sus cantos tradicionales son una de las fuentes que luego desembocarían en el fado.
Más adelante, también los judíos serían invitados a residir en el sector. Pero, claro, sólo en ése... con el tiempo el barrio sería una cuna del arte mudéjar en Portugal.

Wiki
Barrio muy humilde, en el S19 hubo varias tabernas de dudosa reputación donde se comenzó a cantar lo que ya en aquella época era fado. En esos tiempos desarrolló su carrera la célebre María Severa Onofriana, cuya casa natal está todavía en pie.

Y hoy la Mouraría sigue siendo un barrio multiétnico, con importantes componentes de origen chino, indio y africano.


En uno de los costados de la plaza se encuentra la pequeña Capela de Nossa Senhora da Saúde, erigida en honor de la Virgen María como agradecimiento por su ayuda durante una peste en el S16. 
Muy simple, la imagen de la Virgen, vestida de encaje, suele tener a sus pies objetos dejados como ofrenda por sus devotos. La procesión en su honor es el evento principal del barrio y uno de los más concurridos en la ciudad.
Un punto negativo, para mí: no se permiten fotografías!





Aquí, decidimos encarar la vía más directa para subir hasta el castillo, que es transitando innumerables escaleras y calles empinadas. Hay que tener una guía del camino y seguirla, porque hay pocas señales. 
Ya tendremos tiempo para tomarnos el tranvía después!



La caminata nos da la oportunidad de ver un poco más de cerca el barrio, donde si bien no nos internamos por las callejuelas (vielas) más remotas, que nos alejarían de nuestro objetivo, podemos ver a los vecinos conversando, a veces sentados en sillas en la vereda, a veces de balcón a balcón, oler el olorcito de comidas preparándose... ésto sólo se logra caminando!

En las calles secundarias, falta bastante restauración... el tema es si el barrio sobrevivirá como está, se restaurará o si se terminará de venir abajo de viejo nomás. Salvo que haya otra fiebre de construcción y se demuela todo, otra posibilidad que por suerte no tiene muchas chances por un tiempito, visto la situación europea en general y portuguesa en particular.

Por si acaso, ya hace varios años que la gente se va despidiendo...

Como vemos aquí en un muy buen video, donde con fotografías del barrio (incluso aparece la casa natal de A Severa) oímos a Pedro Moutinho cantando Adeus Mouraría. (pulsar el enlace azul, este video no se puede incluir).

La letra:

Algunas ayuditas?... ( vielas = callejuelas; recanto = esquina; trapeira = tragaluz; sardinheira = malvón o geranio; luar = luz de luna; bizarra = gallarda; iam = iban )

Adeus ó casas velhinhas, das vielas estreitinhas, onde o fado já morou.
Adeus meu bairro de encantos, nos teus mais lindos recantos,
só a saudade ficou.

Adeus Mouraria, adeus tradição,
ja vejo a cidade cantar com saudade a tua cançao.

E as casas velhinhas, feitas de pedraria
vão pelo caminho dizendo baixinho
Adeus Mouraria.


Adeus trapeira modesta, das sardinheiras em festa
E dos beijos ao luar.

Adeus taberna bizarra, onde nas noites de farra
Guitarras iam chorar.

Esperemos que no sea para tanto.
Pero... hasta qué punto si cambia o se renueva la gente de un barrio, no se renueva también su espiritu? Porqué los habitantes, nuevos o viejos, deberían seguir viviendo en sus anticuadas y crujientes habitaciones, sin remodelar? 
Por otra parte, el pintoresquismo es un capital, y es de gente prudente aprovecharlo. No se  pueden combinar las dos cosas?


Estábamos en que íbamos subiendo por las Escadinhas da Saúde...
Se van apreciando los revestimientos de azulejos. A veces meramente funcionales, para mantener a raya a la humedad...







Otras con más pretensiones artísticas, como estos motivos religiosos



Seguimos ascendiendo, a veces nos asomamos a algún pasillo y las vistas son espectaculares.











Se empiezan a ver calles decoradas, y negocios de recuerdos... ya estamos llegando.









Finalmente, la rampa de entrada al castillo!

Que recorreremos, en la próxima entrega. (pronto)











Otra interesante mirada sobre Mouraría, a cargo de mi colega Aldana, aquí.

Enlaces interesantes:



2 comentarios:

  1. Visitei o seu blog, gostei bastante... deve continuar.
     Cordiais saudações, APS

    ResponderEliminar